Mi Último Testamento y Testimonio

por Wayne Bent

Nadie en los Estados Unidos de América debería ser perseguido por causa de quienes son, o cómo es su apariencia, o por sus creencias religiosas. Barack Obama, Febrero 13, 2015

Wayne Bent
Wayne Bent
Esta carta ha sido escrita durante el periodo de mi séptimo año en cautividad y desde mi lugar de reclusión en Nuevo México, donde he estado recluido por causa de mi fe en Dios y por practicar mi fe y religión, con toda buena consciencia. Me gustaría ahora poder explicar nuestros eventos y persecución religiosa, y algunas de las consecuencias del espíritu de nuestro tiempo, y lo estoy haciendo público. Todos los jueces de la Corte de Apelaciones, los magistrados de la Corte Suprema y el juez de la corte del distrito, han declarado sus opiniones en mi caso legal. Ahora, yo quisiera poder contar mi historia y dar mi opinión sobre ella. Mi opinión es la verdadera, porque yo estuve allí y pude ser testigo de todo, así como también lo fueron los testigos del estado. El estado no vio ni fue testigo de nada, sino solamente de sus propias malvadas distorsiones — su propia historia inventada. (Capítulo Uno)

“El Pequeño Libro” Apocalipsis 10:2

— publicado 14 febrero, 2016